Seleccionar página

Es cualquier problema en los pulmones que impide que estos trabajen apropiadamente.

Existen tres tipos principales de enfermedad pulmonar:

  • Enfermedades de las vías respiratorias.
  • Enfermedades del tejido pulmonar.
  • Enfermedades de la circulación pulmonar.

Enfermedades de las vías respiratorias.

Estas enfermedades afectan los conductos (vías aéreas o bronquios) que transportan el oxígeno y otros gases dentro y fuera de los pulmones. Por lo regular causan un estrechamiento u obstrucción de las vías respiratorias, como: asma, EPOC y bronquiectasia.

Enfermedades del tejido pulmonar.

Afectan la estructura del tejido pulmonar. La cicatrización o la inflamación del tejido hace que los pulmones no se puedan expandir totalmente, lo que provoca que para los pulmones sea más difícil captar oxígeno y liberar dióxido de carbono. La fibrosis pulmonar y la sarcoidosis son ejemplos de enfermedades del tejido pulmonar.

Enfermedades de la circulación pulmonar.

Afectan los vasos sanguíneos en los pulmones. Son causadas por coagulación, cicatrización o inflamación de dichos vasos y afectan la capacidad de los pulmones para captar oxígeno y liberar dióxido de carbono. Un ejemplo de este tipo de enfermedad es la hipertensión pulmonar.

Las afecciones en los pulmones, del tipo que sean, provocan enfermedades importantes y que comprometen la calidad de vida de las personas, por ello es importante estar alerta ante cualquier signo de dificultad en la respiración.